Hidratación en el deporte

Una buena hidratación previa al ejercicio es fundamental, pudiendo así incrementar el rendimiento y los resultados durante el mismo. Durante el ejercicio, la hidratación regula nuestro cuerpo evitando fallas y desequilibrios electrolíticos; por lo tanto, es importante ingerir agua simple, o bebidas deportivas según sea el requerimiento.


Al finalizar la actividad deportiva también es importante reponer todas las pérdidas que se

tuvieron en el transcurso, con bebidas isotónicas y agua. Es recomendable que previo al ejercicio se tomen por lo menos 500ml de líquidos, combinando agua con bebidas deportivas.

Durante el ejercicio se debería tomar alrededor de 120-240ml cada 15-20 minutos, siguiendo alternando el agua con bebidas deportivas. Por último, después del ejercicio se recomienda tomar por lo menos 600 ml principalmente de agua y bebidas isotónicas.


Cabe mencionar que este plan de hidratación es en condiciones “normales”, en el caso de climas húmedos y muy cálidos la hidratación debe aumentar. Es importante mencionar que se debe estar ingiriendo líquidos regularmente antes, durante y después del ejercicio, no sólo cuando aparezca la sed. Cuando aparece la sed es porque ya existe una pérdida considerable de líquido e inició el proceso de deshidratación.


En general, para una correcta rehidratación se debe ingerir un litro por cada kilo de peso perdido durante el ejercicio.


Conoce más acerca de nuestras sesiones de nutrición.


Deja fluir lo mejor de ti

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo