La natación como deporte

La natación es un deporte como ningún otro, no solo te ejercitas sino que aprendes mucho de ti mismo, de los demás y del deporte como tal. Ya sea que lo practiques por salud, por pasión o por competir, continuarás a crecer y tu amor por la natación crecerá.

Algunas verdades de la natación:

  1. La natación es única Es un deporte único, no solo es completo y utilizas todo tu cuerpo sino que es celoso y por un par de días que no entrenes lo sentirás de inmediato.

  2. El reloj nunca mentirá El reloj será tanto tu amigo como tu enemigo. La naturaleza tan precisa de este deporte te permite ver los resultados de tu trabajo. Aunque no hay un juez que juzgará tu estilo, el reloj será tu juez y boom te dará el resultado. Es un deporte muy honesto.

  3. No siempre es justa Algunas personas tienen un talento natural. Todos conocemos a alguien que no necesariamente entrena con tanta dedicación pero que tiene mejores tiempos y mayor habilidad.

  4. Bajar tus tiempos es de lo más difícil que intentarás Llegará el día en que no podrás bajar más tus tiempos, por más que quieras y que entrenes arduamente, sin embargo, no es algo malo en este deporte. Si bajas milésimas de segundos, mejoras tu estilo, creces en otros aspectos más allá de tus tiempos, disfrutarás aún más la natación.

  5. Las excusas no serán válidas Puedes poner cuantas excusas quieras pero como se mencionó en el primer punto, al ser un deporte celoso, tus excusas pasarán desapercibidas.

  6. El traje de baño no es lo que te hará rápido El trajo que utilices no agregará horas de entrenamiento, horas de esfuerzo ni la dedicación que le has entregado al deporte. Nadie puede nadar tu competencia más que tú. Ponte tu traje de baño, agrega tus horas de esfuerzo y serás imparable.

  7. La salud mental también importa Si nos duele algo, vamos a rehabilitación. Si algo está tenso, estiramos. La salud mental debería ser igual. Si algo te molesta, háblalo, tus entrenadores, compañeros, amigos y familia están ahí para verte crecer y mejorar. La natación es un deporte altamente mental y para nadar bien necesitas sentirte bien mentalmente.

  8. El calentamiento es esencial Nunca subestimes el poder de un buen calentamiento. Tu cuerpo y tu mente necesitan estar listos para nadar.

  9. Nunca estarás solo Como se mencionó en el punto 7, nunca estarás solo y tendrás los recursos a tu alcance para vencer tus retos. Tu entrenador, tu equipo, tus amigos y tu familia estarán ahí apoyandote y no tienes que pasarlo solo.

  10. Siempre estará ahí para ti La natación es como un mosquito en una noche de verano: no se irá no importa cuantas veces intentes alejarlo. Quizás llegará un momento en el que te darás por vencido con la natación, pero la natación no se dará por vencido contigo. Estará ahí días, meses o quizás años después de que cuelgas tus goggles. La alberca te estará esperando con los brazos abiertos. Después de todo, nunca puedes realmente dejar atrás algo que realmente amas.

Ven a nadar a Carril4tro, te estamos esperando con los brazos abiertos. Esta es tu casa fuera de casa.


Deja fluir lo mejor de ti

14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo